Buscar
  • Francisco Pérez Benedicto

EL SILENCIO ACUNA PESADILLAS - Una novela de Desirée Ruiz




1.- El silencio acuna pesadillas es una novela en la que el tiempo es fundamental. La narración vuelve atrás y retorna al presente en muchas ocasiones cabalgando entre los hechos pasados veinticinco años atrás y los acaecidos en el presente. ¿Cómo te planteaste esa estructura a caballo entre dos épocas?


Siempre me ha parecido muy interesante reflexionar sobre cómo el pasado influye en el presente; en mi anterior novela, así como en la mayoría de mis relatos, no se da un desarrollo cronológico de la historia, sino que ésta se narra a través de saltos temporales. Esto también exige una mayor capacidad de atención por parte del lector, pero creo que es positivo.

Por otra parte, a la hora de escribir la novela yo tenía muy claros todos los acontecimientos en su orden concreto; lo difícil fue estructurar la historia de tal modo que el lector partiera del pasado, luego se encontrara en el presente, y poco a poco fuera descubriendo determinados hechos acontecidos en el pasado, pero sin que el misterio se desvelara hasta el final.


2.- A partir del capítulo 2 comienzan a aparecer muchos personajes, todos los que estuvieron involucrados de alguna forma en el acoso de Beca en el pasado y los personajes de la actualidad. Aparecen además parejas y familiares. En definitiva, una enorme cantidad de caracteres que puede hacer complejo su entendimiento y sin embargo, no es así. ¿Nos puedes contar cómo lo has logrado?


Es cierto, eso es algo que muchos lectores me comentan. Trato de recrear todo el universo de los protagonistas y dotarlo de verosimilitud, y eso, evidentemente, supone crear una gran cantidad de personajes. Además, puesto que El silencio acuna pesadillas es una novela de misterios con tintes policiacos, necesitaba que hubiera muchos posibles sospechosos para despistar a los lectores.

Entiendo, como sucede con el tema de los saltos temporales, que el hecho de que aparezcan tantos caracteres puede suponer una mayor dificultad y exigencia para el lector. Sin embargo, intento siempre dotar a cada personaje de características propias y diferenciadoras, y hacer a menudo referencia a la relación entre ellos. De todos modos, hace sólo unos días, un lector me propuso que añadiera a mis historias un pequeño glosario con los personajes principales. No me parece una mala idea, y más teniendo en cuenta que en las novelas de Agatha Christie también lo usan.


3.- Una de las cosas que más me ha gustado de la novela es la forma en que narras la cotidianidad. Por ejemplo, la boda de Susana y Fernando, tan rutinaria, tan apática tan real. También la forma en la que has narrado el reencuentro. ¿Cómo consigues sacar de la normalidad, o de los hechos más sencillos, un interés en el lector?


Creo que lo cotidiano es lo más interesante. No me suelen llamar la atención las grandes historias, las de personajes extraordinarios que realizan hazañas épicas o que viajan a lugares remotos o exóticos. Me fascina la cotidianidad. Soy muy observadora, y las cosas más pequeñas, los detalles más nimios del día a día, me parecen importantes, pienso que pueden esconder historias maravillosas y, sobre todo, sentimientos intensos. Si consigues transmitir esa emoción que encierra un pequeño gesto, el lector la percibe, la reconozca conscientemente o no.


4.- Debo confesar que el asesinato de una de las protagonistas, hacia el capítulo 5, no diremos su nombre para no hacer spoilers, me ha resultado un poco deslavazado con respecto al eje principal de la narración. ¿Era tu intención hacerlo así para crear despiste en el lector como en las buenas novelas de misterio?


Es una buena interpretación (risas). Hay que sorprender al lector y, por tanto, esas pequeñas “sorpresas” rompen con lo que se espera y hacen que éste quiera continuar con su lectura, creando todavía más interrogantes sobre la historia.


5.- El nombre y la temática de la librería de Geno me parece super inspirador: Un crimen dormido. Es un acierto total. ¿Te inspiraste en alguna librería que existe o ha sido creación tuya?


Soy una gran admiradora de las novelas de Agatha Christie, además de haberlas leído todas. Quería que Genoveva fuera librera, creo que era perfecto para el personaje, y pensé que una librería temática inspirada en la Reina del Crimen sería muy adecuada. El nombre lo elegí por una de las novelas de la autora, haciendo un guiño a la propia historia que estaba narrando. En cuanto a la librería en sí, no conozco ninguna de ese tipo, pero sería maravilloso que existiera, ¿verdad? Yo sería asidua clienta.


6.- Durante toda la lectura de tu novela he encontrado párrafos maravillosos. Quiero destacar algunos por ejemplo estos tres:


Geno llora mucho, y llora siempre a solas. A veces lo hace por algún motivo concreto que la entristece, otras tan solo para asustar a ese vacío terrible que a veces puebla los amaneceres o las noches.” – Me parece una forma sublime de describir el llanto y la tristeza.


El atrevimiento de su amiga le provoca un disgusto caliginoso y salobre, que se desliza por sus arterias como una bruma marina que huele a algas y moluscos” – Fantástico


Y cuando su hija lo llamó una tarde hasta siete veces, el odio se hizo líquido y comenzó a anegar su interior, y luego se desbordó por sus ojos, su pulso se aceleró, su corazón comenzó a boquear, hasta que de pronto, el fluido se solidificó en una masa densa y viscosa, un brebaje venenoso que emponzoñaba su alma convirtiéndola en un ave carroñera – Solo por este párrafo ya merece la pena haber leído tu novela. Simplemente magistral.


Muchas gracias, Francisco, eres muy amable.


7.- La aparición del diario de la madre de Silvana y su posterior evolución en la historia va creando mucha tensión y expectativas. Me parece un potenciador de la historia y un gran acierto. ¿Cómo se te ocurrió?


Los diarios siempre me han parecido elementos con mucha magia. Nunca sabes lo que puedes encontrar en uno. Al fin y al cabo, son registros del pasado. El recurso del diario me ayudó a que fueran encajando las piezas sin renunciar al misterio.


8.- En toda la novela hay pequeñas pildoritas-descubrimiento de palabras nuevas. Algunos ejemplos, acíbar, badulaque, aspidistra, calígine, azafate. ¿Cómo se te ocurrió utilizarlas en la narración? ¿Querías generar en el lector la necesidad de investigar su significado?


Nuestra lengua es riquísima. Sin embargo, utilizamos muy pocas palabras. Y, además, cada vez usamos más anglicismos para referirnos a términos que podríamos nombrar en nuestra propia lengua. Cuando escribo me gusta jugar con las palabras, utilizo mucho el diccionario e intento encontrar términos algo diferentes a los comunes. No se trata de complicar la lectura, en modo alguno es mi intención. Elijo las palabras también por su sonoridad, algunas de ellas son hermosas en sí mismas, y con el propósito de crear una atmósfera envolvente para el lector.

Por otra parte, también me documento. Por ejemplo, en este caso, tanto Silvana como Bruno son interioristas, y por tanto he tenido que buscar información sobre decoración, mobiliario, plantas…


9.- ¡Qué importante ha sido el mundo analógico, con sus cartas en papel, sus diarios y toda la evidencia física de lo que hicimos en el pasado! Es tremendo pensar que nuestros hijos adolescentes, cuando echen la vista atrás y quieran buscar en el suyo encontrarán tuits, comentarios de Instagram y Facebook y una superficialidad mundana. ¿Sueles utilizar estos elementos en tu narrativa?


Siempre hay diarios y cartas en mis historias. Quizá por esa obsesión con el pasado que te he comentado antes. Y porque, además, creo que poseen un tinte profundamente romántico que me apasiona. Sin embargo, las redes sociales no lo tienen, ¿verdad? Son medios mucho más fríos. Por eso nunca habían aparecido este tipo de elementos en mis historias. Por primera vez utilizo Facebook en mi novela, y los personajes interactúan a través de esta red social. Es absolutamente distinta la emoción y la sensación que produce la lectura del diario de los comentarios y “me gusta” del grupo de ex alumnos en Facebook. De algún modo, en la novela también hay una crítica, no hacia las redes sociales, que pueden ser realmente útiles e interesantes, sino al uso que algunos hacen de ellas, al artificio y al engaño.


10.- En el capítulo XVIII has conseguido hacerme llorar. Lo considero un logro enorme, llegar a transmitir tanta emoción que el lector no pueda contenerse. Enhorabuena. ¿Nos puedes desvelar si a ti, como autora, también te sucede cuando lees tus novelas o las de otros autores?


Desde luego. He de reconocer que soy muy llorona, en general, aunque lloro más como escritora que como lectora. Cuando estoy en el proceso de escritura me emociono con facilidad, y hay fragmentos con los que se me escapan las lágrimas.

Como lectora me ocurre menos veces, pero también me sucede. Y cuando eso me pasa, esa novela se queda para siempre conmigo.


11.- Para finalizar, Zaragoza, nuestra tierra. Debo confesarte que he echado de menos el uso de algunos “localismos” de la forma de hablar que tenemos los maños. ¿Nos puedes decir si lo has hecho así deliberadamente para darle más universalidad a los personajes?


Tienes razón, Francisco. No imaginaba a mis personajes hablando de un modo diferente al que lo hacen. Además Silvana, una de las protagonistas, vuelve a Zaragoza tras vivir más de media vida en Londres, Bruno viene de Madrid, Melisa vive en Castellón…

71 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo